31

diciembre

photo5960892734418039929

Cuidados básicos para nuestro recién nacido

Cuidados básicos para nuestro recién nacido

Sin duda, un bebé es la alegría de la casa, de cada madre y cada padre. Pero, -más si sois “papis” primerizos-, un sin fin de dudas y situaciones nuevas os asaltarán con fuerza. Por ello, hoy os traemos una pequeña lista de cuidados básicos para nuestro recién nacido.

Llega la hora de dormir.

El sueño de los recién nacidos es muy irregular y por ello se antoja indispensable inculcar a nuestros pequeños una rutina y unas pautas muy cuidadas a la hora de dormir.

Algunos trucos para que los más pequeños duerman plácidamente pueden ser darles un baño antes de la cena, un paseo que estimule el cansancio o una actividad mental relajante.

Una de las cosas más importantes a las que tenemos que mostrar especial atención es la postura que coge nuestro retoño a la hora de conciliar el sueño. Una buena postura es esencial, siendo innegociable o bien boca arriba o en posición recostada hacia el lado. Nunca boca abajo.

¡A comer!

Llega la hora de comer y, aunque es uno de los grandes momentos, muchos progenitores se echan a temblar. ¡Olvidaos de esos miedos! Es de vital importancia marcar unas horas concretas y cumplirlas día tras días sin evitarlas. De este modo acostumbraremos la digestión de nuestro bebé y evitaremos posibles cólicos, muy frecuentes en los más pequeños y fomentaremos su apetito.

También se aconseja alimentarlos cada cuatro horas -más o menos-, aunque dependerá de la demanda de tomas del neonato o infante.

¿Cuándo baño al “peque”?

Pues fácil, muy fácil. Creednos. Lo primero a saber es que hemos de dar un baño al día a nuestro hijo. Con esto claro, deberemos estar atentos a la temperatura del agua. Ha de ser cálida y sin corrientes de aire en el habitáculo donde se realiza el proceso para evitar cambios drásticos de temperatura. Estos baños no sólo sirven para asearlo, también para sirven para que se relaje y, no menos importante, pasar un tiempo de conexión calmada con nuestro hijo.

El cordón umbilical

El poder simbólico y vital del cordón, no significa un cuidado complejo. Es más sencillo de lo que parece. Lo primero que debemos saber es que este se caerá entre los primeros 5 o 10 días tras el nacimiento. Para curar la herida sólo necesitamos cuidarla como lo haríamos con cualquier otra herida. ¿Más aliviados?

Esperamos haber podido ayudaros y haber solucionado algunas dudas para que sólo tengáis que disfrutar del bebé y la maravillosa etapa que acarrea.