08

agosto

vacaciones bebé

Primeras vacaciones con tu bebé

Ya estamos totalmente metidos en el verano y a muchos de vosotros aún os queda tiempo por delante para disfrutar de las vacaciones. Además, si ahora somos uno más en la familia es necesaria mucha organización para superar con éxito las primeras vacaciones con nuestro bebé. Éste es tan pequeño que antes de irnos pueden surgir muchas dudas como la ropa que debo coger, si debo elegir playa o montaña, etc.

Consejos para pasar un buen verano con tu bebé

Antes que nada, diremos que cualquier destino es bueno para viajar con tu pequeño, siempre que vayáis preparados para los posibles contratiempos que puedan surgir. Por lo pronto, conviene evitar lugares exóticos que requieran vacunas obligatorias, y a la hora de decantarnos entre un lugar u otro, diremos que el clima de montaña en verano suele ser muy aconsejable para los menores de cuatro meses porque la brisa marina y el calor incrementan el riesgo de deshidratación. Ésto no quiere decir que no podamos disfrutar con ellos en la playa. Simplemente habrá que protegerlo del sol con prendas fresquitas, darle crema fotoprotectora especial, ponerle un gorrito o mantenerle protegido a la sombra de una tumbona. Además, si tiene menos de seis meses, no es recomendable meterlo en el mar porque la combinación del sol y la sal pueden quemarle la piel, ni en la piscina debido al cloro que aún es perjudicial para la piel y los ojos. Habrá que esperar al menos hasta los cuatro meses, cuando termina de madurar su sistema inmunológico.

Respecto a los medios de transporte aptos para los bebés, destacamos sobretodo el coche, ya que éste nos permitirá parar cuando queramos y llevar con nosotros todo lo que creamos que el niño pueda necesitar. El autobús está entre los menos aconsejados, ya que los trayectos suelen hacerse muy largos al no poder movernos ni poder parar cuando queramos hacer un descanso. En cualquier caso, siempre conviene llevar una bolsa de mano con las cosas más básicas que puedas necesitar como pañales, chupete, etc.

Cuando llegue el momento de hacer la maleta, lo más probable es que estemos tentados a llevarnos la casa a cuestas, o al menos su habitación entera :)
Hay que intentar llevar solo aquello que va a necesitar, eligiendo sobretodo ropa de manga larga pero de materiales frescos, como el algodón. Además, para ahorrar espacio y evitar llevarte demasiada ropa, puedes llevar un detergente de viaje para lavar a mano lo que vaya usando.

Si hablamos de las rutinas del bebé, trataremos siempre de mantener sus hábitos en cuanto a comidas, sueño, baño, etc. No hay que olvidar que es muy pequeño y está acostumbrado a unos horarios que debemos mantener para que le proporcionen mayor seguridad y capacidad de adaptación al lugar de vacaciones. Si aparte de éso llevamos algunos de sus juguetes como sonajeros y peluches, le ayudarán a dormir y a relajarse.

Por lo demás, es muy importante preparar siempre un neceser o botiquín en el que incluiremos elementos básicos como agua oxigenada, tiritas, algodón, antipiréticos, termómetro, etc. ya que pueden venirnos muy bien en algún momento en que detectemos que al pequeño puede pasarle algo.

Todas estas recomendaciones son parte del sentido común que desarrollan los padres, aunque nunca está de más repasarlas un poquito antes de iniciar un viaje con el bebé. Además, os vendrá genial llevar una mochila portabebés ya que a la hora de hacer ciertas actividades es más cómoda para llevar a tu pequeño. Y si disponéis de un vigilabebés, éste os ayudará a poder descansar mejor y disfrutar de las siestas veraniegas sabiendo que tenéis a vuestro bebé en pantalla siempre que queráis.

Por último y no menos importante…No olvides la cámara de fotos! Hay que guardar todos esos momentos que vivís en vuestro primer verano juntos. Es una forma estupenda de recordar esos momentos tan especiales que también llevaréis en vuestra memoria para siempre.